EL  EGO
 

El EGO; nada tiene de divino; el ego es simple y llanamente un conjunto - reiteramos- de valores ya positivos, o negativos; esos valores, o agregados psíquicos, astrales, mentales, volitivos, etc., son los que en forma definida reciben el calificativo de yoes. El ego está compuesto por infinidad de yoes. Los yoes son Legión.



Representación de nuestros Yoes o defectos psicologicos
 

Todos y cada uno de los yoes, con los que carga la criatura humana, son eminentemente bestiales, salvajes, malignos, santurrones, criminales, borrachos, adúlteros, homosexuales, cínicos, fornicarios, hipócritas, ambiciosos... son terribles... son YOES.

Al Yo de la lujuria, no le importa que el cuerpo se halle enfermo, agonizante, o que las facultades sexuales se hallen disminuídas o agotadas; al yo de la lujuria lo que le importa es darse el gusto a toda costa y nada más. La fornicación, la lascivia, la obscenidad, el erotismo degenerado, las aberraciones sexuales, son precisamente SU ORIGEN, su alimento, y por ese "alimento" lucha desesperadamente.

El YO de la lujuria, lo único que quiere es fornicar, y no le importa nada más. La fornicación es el alimento básico, fundamental, primordial, insustituible del EGO, y del yo de la lujuria; más, hay algo que realmente asombra: El Yo de la lujuria, NO ES UNO, no es un diablejo o uno y en particular, el yo de la lujuria son muchos, son también una legión dentro de la legión.

La lujuria, pese a su múltiple conformación, es quien proporciona todo un caudal energético, una gran cantidad de alimento a todos y cada uno de los yoes, a todos los yoes no solamente fornicarios, sino a aquellos que aparentemente nada tienen que ver con el sexo.

El YO de la lujuria alimenta a través de la fornicación a todo eso que es el EGO. El alimento primordial del ego es la fornicación.

Cuando por motivos eminentemente físicos, ya por la edad, o por enfermedad, o por falta de complemento sexual, la lujuria no puede ser satisfecha por la fornicación, es entonces cuando el ego sufre lo indecible, porque no ha recibido su primordial alimento, este alimento fundamental del ego, lo constituyen las vibraciones malignas emergentes de la fornicación.

La fornicación "científica" y la fornicación "mística" son simplemente FORNICACION, y toda fornicación sirve de alimento del maligno, del ego. Hay veces en las que escuchando nuestras exposiciones, ciertos individuos, deciden de la noche a la mañana, seguir nuestras enseñanzas, y llegan incluso a difundir todo el conocimiento transmitido, y recibido por ellos; más, como su EGO, ellos mismos necesitan "su alimento", y ven que les hace falta su alimento principal; entonces "reaccionan" y buscan acomodo en alguna filosofía o secta religiosa que les AUTORICE fornicar.

El Ego es multifacético, tiene mil caras y mil máscaras. El Ego es a veces rudo, violento, cínico, cruel, despidado, ateo, comunista, etc. y otras resulta ser fino, educado, hipócrita, amoroso, creyente, místico, etc.

El ego usa la máscara que más le conviene, y eso es lo que generalmente ocurre con todos y cada uno de sus componentes. El YO conforme a las circunstancias, se muestra tal como es, o se esconde bajo finas sutilezas.

El ego no es más que un conjunto de YOES, y ese conjunto son miles y miles de yoes.